5 ANP’s en México

butterflies-807551_1920ANP es el acrónimo para Áreas Naturales Protegidas, que son espacios terrestres y marinos, las cuales concentran determinados ecosistemas. Estas áreas son establecidos y protegidos legalmente por el Estado con el fin de asegurar el equilibrio y la continuidad de los procesos evolutivos ecológicos de la flora y fauna, cuyas características tienen un gran valor cultural, paisajístico y científico, así como por su contribución al desarrollo sostenible del país.

Con el fin de alcanzar objetivos específicos de conservación su ubicación, límites y extensión están claramente establecidos a través de un instrumento legal, y demarcados en el terreno por barreras físicas. Además, dado que no han sido modificadas por la mano del hombre, tienen un uso controlado a través de planes de manejo a través de profesionales.

A lo largo del país existen distintas ANP, que además de maravillar a las personas con el espectacular paisaje que guardan, también promueven la conciencia de su importancia para el ambiente. Aquí se enlistan cinco de las más famosas:

  1. La antigua Ciudad Maya Calakmul, en Campeche. Ubicada en la región de la Península de Yucatán. En esta reserva selvática vive el 80% de las especies vegetales de toda la península de Yucatán, además de 350 especies de aves y casi 100 especies de mamíferos. Las especies emblemáticas son pecarí labios blancos, tapir, jaguar, puma, zopilote rey y pavo ocelado. También se encuentra el volcán de los murciélagos, una sorprendente cueva donde viven miles de estos animales.
  2. El Parque Nacional Cumbres, en Monterrey, Nuevo León. Ubicado en la región del noreste y la Sierra Madre Oriental. Es un ecosistema de bosque de encino, bosque de pino y matorral de coníferas, donde habita la cotorra serrana. Este espacio ofrece las condiciones adecuadas para aficionados a la espeleología, la escalada y el cañonismo. Dentro de su ecosistema, existen dos cascadas: la Chipitín y la Cola de Caballo. Su perfil se ha convertido en el inconfundible símbolo de la Sultana del Norte.
  3. La Reserva de la Biosfera El Pinacate y Gran Desierto de Altar, en Sonora. Ubicados en la región del Alto Golfo de California. Esta reserva es reconocida a nivel mundial por su paisaje de matorral xerófilo y pastizal, donde habita el berrendo sonorense que se encuentra en peligro de extinción; otras especies emblemáticas son el halcón cola roja, el águila real, el halcón mexicano y el halcón peregrino. También, estos espacios fueron elegidos por científicos de la NASA para realizar pruebas con los astronautas que visitaron a la Luna y por productores cinematográficos para escenificar más de una película.
  4. La Reserva de la Biosfera de la Mariposa Monarca, entre Michoacán y el Estado de México. La reserva fue creada para proteger el entorno natural y hábitat de la mariposa monarca. Tiene una superficie total de 57.259 hectáreas. Las montañas de esta reserva de biosfera tienen una variedad de microclimas y numerosas especies endémicas de flora y fauna. La Unesco, en 2008, la declaró Patrimonio de la Humanidad.
  5. El Parque Nacional Iztaccíhuatl-Popocatépetl, en los estados de México, Puebla y Morelos. Ubicado en la Sierra Nevada. Esta zona es un importante reservorio de especies de hongos, flora y fauna silvestres, con 18 especies exclusivas de esta región. Su fauna endémica está conformada por la rana leopardo de Moctezuma, el chipe rojo, la culebra parda mexicana, el conejo de los volcanes, el mirlo pinto, el murciélago mula mexicano, el saltaparedes y el vencejo nuca blanca. Los volcanes que que están dentro de esta zona, el Popocatépetl y el Iztaccíhuatl, llamados así porque eran veneradas como dioses en la época prehispánica, son segunda y tercer cumbre más altas de México.

Así, estos espacios son sólo un pequeño ejemplo en el que se mantienen muestras de los distintos tipos de comunidad natural, paisajes, formas fisiográficas y de la biodiversidad distintiva del país, y en muchas ocasiones única en el mundo.

Se han cerrado los comentarios