La maravilla de la biósfera terrestre

 

biosfera

La biósfera es la capa de la Tierra en donde se desarrolla la vida, es donde el aire, el agua y el suelo interactuan recíprocamente, gracias que estos materiales que se mueven en ciclos impulsados por la energía solar. Es una capa delgada de dimensiones irregulares, ya que está conformada por las zonas del planeta donde existe la vida. Se estima que tiene una altura de hasta diez kilómetros sobre el nivel del mar, en donde vuelan parvadas de aves, y ocho kilómetros de profundidad hacia las profundidades marinas, donde llegan a existir algas y microorganismos.

Fuera de la biósfera no hay vida terrestre, porque las capas superiores de la atmósfera tienen poco oxígeno y la temperatura es muy baja, mientras que las profundidades de los océanos mayores a mil metros son oscuras y frías.

La biósfera es única. Fue el químico ruso Vladimir Verdadjsky, en 1929, quien concibió el concepto de biósfera como un sistema complejo y organizado por sus propias reglas. Sus condiciones son idóneas para fenómenos como de la fotosíntesis: células capturan la energía del sol y con ello transforman al bióxido de carbono en compuestos orgánicos, como los azúcares y produce oxígeno. Esto propicia la vida de la inmensa mayoría de las especies de animales, hongos, plantas y bacterias.

A pesar de conocer su importancia, el paso de la humanidad por el planeta ha hecho un desgaste importante en la biósfera, debido a la explotación del suelo y de los recursos naturales, la deforestación, la contaminación y la extinción de diversas especies.

Actualmente hay trabajo por parte de organizaciones, gobiernos y gente de a pie para su mantenimiento.  La Agencia de la Organización de las Naciones Unidas  para los Refugiados (ACNUR), pone a disposición pasos sencillos para apoyar, por ejemplo: apostar por el consumo responsable, optar por los recursos renovables, y transmitir la importancia de cuidar el planeta.

También existen muchas campañas de educación ambiental por todo el mundo que usan la regla de las tres R, que consiste en reducir, reutilizar y reciclar. Esta propuesta sobre hábitos de consumo, se popularizó por la organización ecologista Greenpeace, que pretende desarrollar hábitos como el consumo responsable.

En México, de todas sus reservas ecológicas, 44 tienen la categoría de Reservas de la Biosfera, en donde se promueven soluciones para la conservación de la biodiversidad y su uso sostenible por medio de investigación interdisciplinaria. Hasta 2016, el programa Man and the Biosphere (MAB) de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación y la Cultura (UNESCO), tenía registradas 669 reservas de Biósfera distribuidas en 120 países.

El programa MAB, de carácter intergubernamental, quiere establecer una base científica para mejorar la relación entre los seres humanos y el medio ambiente. Por lo que conjuga las ciencias exactas, naturales, sociales, así como la educación ambiental, para mejorar los medios de subsistencia de las personas, contribuir a la distribución equitativa de los beneficios y preservar los ecosistemas naturales o gestionados.

Hasta el momento, a pesar de existir diversas teorías, no se ha encontrado existencia de vida en ninguna otra parte del universo, por lo que el trabajo de conservar la vida y funcionamiento de la biósfera en nuestro planeta depende de todas las personas. Cuidemos y preservemos el único hogar que tenemos, así como sus recursos.

Se han cerrado los comentarios