Celebremos el mes patrio con menos basura

toast-4413283_1920

Llegó el mes de septiembre y el pretexto ideal para hacer convivencias familiares o con amistades para festejar el mes patrio; la degustación de antojitos típicos característicos por la riqueza de sabores, aromas y la ancestralidad de su origen, así como los adornos patrios son el distintivo.

Sin embargo, un motivo de festividad se convierte en un problema para todos debido a que se incrementa la generación de residuos durante estas celebraciones.

En estos tiempos, en los que la economía lineal impulsa el consumo de artículos de un solo uso para su desecho inmediato, el comerte un pozole, o una tostada de tinga, o una quesadilla de flor de calabaza, o un tlacoyo con su salsa picosita en una verbena popular tiene un alto precio para el planeta.

En una sola noche, generamos desechos cuyo periodo de degradación oscila entre el mes y los 500 años tales como el unicel, el plástico, el papel y residuos orgánicos que al mezclarse se convierten en un problema de sanidad porque son colocados en tiraderos a cielo abierto donde provocan gases y fauna nociva.

De acuerdo con la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), cada mexicano genera aproximadamente 1.2 kilogramos de basura al día en promedio, es decir 438 kilogramos al año, pero durante las fiestas patrias y decembrinas se tiene un repunte de esta cifra.

Los días del 15 y 16 septiembre empleamos platos, vasos y cubiertos desechables para consumir nuestros antojitos; bolsas de plástico para guardar las compras o el clásico itacate; además empleamos adornos papel, plástico y brillantina que no reciclamos; y por si fuera poco también quemamos cohetes que contaminan el aire.

Por eso, te compartimos algunas recomendaciones que servirán para que en todos tus festejos disminuyas la generación de basura y organices celebraciones más responsable con el planeta.

Elige los medios digitales para comunicar a tus amigos y familiares los datos de dónde y cuándo será la celebración.

Te invitamos a emplear materiales reciclados u objetos que puedas volver a utilizar en otras ocasiones. Por ejemplo, utiliza prendas de tu guardarropa o telas con colores vistosos; ahorrarás dinero y dejarás de generar la basura con adornos de unicel, foami o papel.

Para vestir la mesa recurre a fruteros, floreros o plantas; globos de látex natural o papel para que puedas reutilizarlos en otras ocasiones.

Conforma tu vajilla (platos, vasos y cubiertos) y servilletas de fiesta, para que las reutilices o incluso la prestes a familiares y amigos.

Los aperitivos pueden ser botanas a granel, alegrías, palanquetas, dulces de chocolates caseros, para evitar envolturas, u ofrecer frutas o verduras como zanahoria, jícama o pepino picados, es un buen momento para presumir la riqueza de alimentos que se cultivan en nuestro país.

En el caso de las bebidas prefiere los envases retornables o reparte aguas frescas, con ello evitarás el desecho de botellas de plásticos o vidrio.

Para el itacate, que sólo se reserva para los familiares o amigos cercanos, pídeles que lleven moldes o recipiente en los cuales puedan transportar las delicias o dalos como parte de los regalos o recuerdos de la fiesta.

Una de las prácticas más recurrentes en estas fechas es la quema de juegos artificiales como palomas, chifladores, serpientes, buscapiés, cebollitas u ollitas, no obstante esta daña al planeta, afecta a personas y animales, es por lo que te pedimos evitar esta práctica.

La pólvora con la que se confeccionan contamina el aire con el monóxido de carbono (CO) y partículas suspendidas menores a 2.5 micras (PM2.5); además, quienes las utilizan de forma inadecuada corren el riesgo de sufrir quemaduras, y las detonaciones pueden generar paros cardiacos a los animales de compañía.

Con estos sencillos pasos, estamos seguros que notarás una reducción evidente de los residuos que se generan durante tus fiestas y ayudarás a mantener el planeta limpio. Haz la prueba y comparte tu experiencia con nosotros.

Se han cerrado los comentarios