Colibríes, en peligro de extinción

Earthgonomic_Colibrí_Blog04_08_20

Los colibríes enfrentan hoy en día una gran depredación a costa de la caza, ya que, las vistosas plumas son muy apreciadas para la confección de adornos y para la realización de rituales. Además, la tala indiscriminada de árboles conduce a la fragmentación, degradación y destrucción de hábitats naturales, hogares de estas hermosas aves.

Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), de entre todas las especies que se conocen del colibrí, 9 se encuentran en peligro crítico de extinción, otras 9 se consideran vulnerables y 11 han sido catalogadas como en peligro.

Son casi 30 especies de esta pequeña ave las que están en peligro de desaparecer. Si esto sucediera, se sumarían a dos colibríes extintos: el esmeralda de Brace (Chlorostilbon bracei) y el esmeralda de Gould (Chlorostilbon elegans).

El colibrí se expone constantemente a amenazas que ponen en peligro su supervivencia, entre ellas, está la caza. Comerciantes de aves en el mercado negro consiguen este tipo de pájaros porque son usadas dentro de rituales de brujería llamados “amarres” y sus plumas suelen ser utilizadas para confeccionar artículos de decoración o adornos.

Una tradición cada vez más común en México está llevando al borde de la extinción a una hermosa y mítica especie. “La comercialización con estas especies es muy común pues realmente en cualquier área del país se encuentran a la venta muchísimas especies” la mayoría al borde de desaparición, comentó el abogado y ambientalista Héctor Castellanos a Uno TV.

Los “amarres” en donde se utilizan a las hermosas aves llegan a costar entre 300 y 400 pesos, según México Desconocido. Asimismo, los colibríes son vendidos pocas veces vivos, en el mayor de los casos estos mueren ya que son aves sumamente delicadas.

Al momento de ser capturados, las pequeñas aves sufren gran desesperación e inmediatamente mueren, ya que, requieren de alimento cada 10 minutos pues consumen la mitad de su peso y su energía en sus rápidos movimientos y aleteos.

El grado de respeto que se le dé al medio ambiente, determinará en un futuro el rumbo de la humanidad ya que es necesario no alterar el ecosistema para que todo mantenga un ciclo y ritmo normal. Los cambios de paradigmas, tradiciones y pensamientos son necesarios para mantener un equilibrio y una buena calidad de vida.

Se han cerrado los comentarios