Cultiva tus propios alimentos con los huertos urbanos

2018-08-31 Mamá huertos

La alimentación de nuestra familia es una labor que nos ocupa a diario; queremos proveerlos de una dieta que sea deliciosa, agradable a la vista y, sobre todo, nutritiva.  De acuerdo a la Encuesta Nacional de Gastos en los Hogares del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) de 2013, en promedio, cada hogar gasta al año 35,858.18 pesos en alimentos y bebidas no alcohólicas. Lo anterior se debe a que prácticamente todos los días debemos comprar insumos alimenticios para satisfacer las necesidades de nuestros seres queridos. Entre los artículos más consumidos se encuentran las frutas y verduras, pues son uno de los principales grupos y más nutritivos de la dieta básica.

Ahora, con el debate que existe entre la población acerca del origen de los alimentos nos es mucho más difícil elegir nuestros productos. Por un lado, se ha descubierto que ciertos vegetales y frutas contienen residuos de pesticidas, plaguicidas y otros residuos tóxicos, que pueden afectar nuestra salud. Estos se utilizan en los cultivos con el propósito de protegerlos contra las plagas, insectos o ciertas enfermedades que perjudican su desarrollo. Gracias a estos, la producción de alimentos es mayor y su vida se alarga. Cuando son ingeridas en grandes cantidades por el humano, causan alteraciones y enfermedades, de hecho, los niños son más susceptibles a padecer estos padecimientos.

En segundo lugar, existen los alimentos transgénicos. Las verduras y frutas transgénicas son aquellas que han sido modificadas en su genética para hacerlas más duraderas, resistentes al clima e inmunes a las enfermedades comunes que las aquejan. El panorama frente a estos productos aún es incierto ya que no se sabe cuáles podrían ser sus efectos sobre la biodiversidad y el medio ambiente. Además, los insectos y plagas están volviéndose resistentes a estos insumos, lo que propiciará que se tenga que aumentar su toxicidad hacia ellos, lo cual contaminaría todas las zonas de cultivo y provocaría la desaparición de especies.

Por supuesto, dejar de consumir frutas y verduras no es una opción por lo que ¿qué podemos hacer? La mejor alternativa es cultivar nuestros propios alimentos en casa, mediante técnicas como los huertos urbanos. Estos se pueden hacer en espacios reducidos, son la mejor opción para cultivar nuestras propias frutas y verduras. Tiene numerosas ventajas; al ser cultivados en nuestros hogares, no contienen ni requiere el uso de pesticidas, y se pueden sustituir por otros productos que los protegen y son amigables con el ambiente, como los bioplaguicidas. Además, con el complemento adecuado podemos potenciar sus propiedades nutritivas y su sabor, como con la lombricomposta. Otra de las ventajas, es el ahorro económico ya que se dejaría de comprar los productos en otros lugares. Sobre todo, podemos brindarle a nuestra familia una alimentación sana, rica y natural.

Recuerda también que Earthgonomic impartirá en septiembre y octubre, talleres de Huertos Urbanos, en los que aprenderás como instalar uno en tu hogar. Contáctanos para registrarte y participa.

Se han cerrado los comentarios