Día de Muertos: Una tradición multifacética

Earthgonomic_DíaDeLosMuertosEl Día de Muertos es una de las tradiciones más importantes en México. La tradición se originó en la época prehispánica, y posteriormente, tras la colonización, se mezcló con costumbres de la religión católica. Actualmente el festejo perdura pero con un sincretismo de otras tradiciones estadounidenses y europeas.

Existen registros de que esta celebración se realizaba en las culturas totonaca, mexica, purépecha y maya. Antiguamente, la muerte era concebida como el inicio de un viaje hacia al Mictlán (lugar de los muertos) en el cual el alma del difunto debía atravesar ocho páramos para llegar con Mictecacíhuatl (señora de los muertos) y Mictlantecuhtli (señor de los muertos). Para culminar el viaje y conseguir el descanso eterno, los vivos debían hacer una ofrenda al difunto.

Este culto a la muerte se mezcló con ritos cristianos, ya que los europeos colonizadores tenían las fiestas de “Todos los santos” y la de los “Fieles difuntos”, y coincidían con fiestas de las culturas prehispánicas: el Miccailhuitontli, “La Fiesta de los muertos pequeños” y el Huey Miccailhuitl “La Fiesta de los muertos grandes”. A fin de evangelizar, se fundieron y se instauró que la fiesta de los Fieles difuntos se dedicara a los “muertos pequeños” y la de Todos los santos a “los muertos grandes”.

De esta manera, es como empieza a tomar forma el actual Día de Muertos, en el que las comunidades de todo el país, y mexicanos en otras latitudes, celebran el regreso temporal de sus familiares y seres queridos difuntos, al colocar un altar con los platillos que más les gustaban en vida y adornar con flores de cempasúchil como señal de bienvenida al que siempre ha sido su hogar. Esta festividad mexicana fue catalogada como “Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad” por la UNESCO en 2008.

El Día de Muertos, al ser una tradición viva, se nutre de elementos diversos y varía según la región en la que se celebra, es por eso que en todo el país las ofrendas, aunque comparten elementos como las veladoras, el pan de muerto, el papel picado y las flores de cempasúchil, presentan variaciones e incluso llegan a ser monumentales. Además se llevan a cabo diferentes festivales para festejar la vida y la muerte como una sola esencia.

Ahora, esta tradición de festejar a los difuntos, se sigue nutriendo de otras tradiciones como el Halloween estadounidense, por lo que cada vez es más común ver disfraces y cosas de horror en las mismas fechas. También, desde 2016, gracias a que en la cinta de James Bond Spectre, el agente 007 persigue a un villano a través de muchedumbres y carruajes de un festival en la CDMX donde la gente viste disfraces de muertos, el Fondo Mixto de Promoción Turística de la CDMX anunció que ese evento se haría año con año.

A pesar de la mezcla de culturas, fusión de tradiciones, la globalización, y un sin número de variantes que han sucedido a través del tiempo, el Día de Muertos es una tradición que acoge a todas las personas, ya que su esencia es la más hermosa acción de recordar a la familia y a los seres queridos.

Se han cerrado los comentarios