Entre el desierto y la riqueza de los mares: Sonora

rio colorado earthgonomic

Sonora, el segundo Estado más grande del país, es también una de las regiones con más historia, tradiciones, riqueza gastronómica y además basto en biodiversidad. Lo que pocos saben es que Sonora se constituyó como Entidad Federativa el 13 de octubre de 1830 y lo que hoy son Sonora y Sinaloa estaban unidos en un solo Estado, llamado Estado de Occidente, el cual se había conformado en 1824.

El Estado de Sonora alberga diversos ecosistemas, desde playas hasta las más verdes montañas, que contrastan con sus bastos desiertos y bosques. De un momento a otro puedes ver grandes cactus o hermosas flores, sentir el Sol abrazador o la frescura de la humedad del mar. Todo ello se extiende en más de mil kilómetros de playas, en los grandes valles agrícolas o incluso la blanca nueve que suele caer en invierno.

Su belleza es tal que National Geografic catalogó a San Carlos Nuevo Guaymas con el primer lugar en poseer la vista al mar más espectacular en el mundo, dentro del libro “Viajes secretos únicos en la vida, las 500 mejores joyas escondidas en el mundo.

Diviértete y disfruta la naturaleza de Sonora

Gracias a la gran variedad de alturas, relieves, flora y fauna en Sonora, puedes disfrutar de cientos de actividades ecoturísticas, lo que te permitirá conocer la gran diversidad de especies y climas de la región, y al mismo tiempo vivir grandes aventuras sólo o en familia.

Una de las actividades que te permitirán disfrutar de hermosas noches estrelladas es el campismo. Muy cerca de Ciudad Obregón podrás encontrar la Presa Álvaro Obregón, que también es conocida como El Oviáchic. Aquí podrás acampar y disfrutar de hermosos paisajes para hacer fotografía de naturaleza. Otra de las zonas para acampar es Huatabampo, donde estarás en una playa desierta. Muchos turistas disfrutan de esta región ya que es frecuente que puedas avistar delfines y tendrás la oportunidad de explorar los manglares que se encuentran cerca de ahí.

Si lo que te gusta es el campismo tradicional, puedes visitar El Pedregal, cerca de Álamos, a las faldas del monte. También puedes visitar las cercanías de Bavispe, donde tendrás la oportunidad de encontrar especies como ocelotes y monstruos de gila. No dudes en aventurarte un poco más y acampar en Huachinera, con maravillosos paisajes desérticos, geodas y prismas pétreos.

Otra forma divertida y responsable de conocer Sonora es a través del ciclismo de montaña. Sus senderos y caminos rurales atraviesan sorprendentes reservas naturales para disfrutar de sus coníferas, espacios desérticos o sus relajantes costas. No olvides visitar Bachoco, la Jolla y Cementera, sitios de gran tradición para los ciclistas.

También puedes disfrutar en Sonora de su riqueza biocultural y conocer el Cerro de la Proveedora, en el cual se han encontrado más de 5,000 petroglifos, además de ser una zona rodeada de una hermosa y característica flora y fauna semidesértica.

Sin duda alguna, si vas a Sonora no puedes dejar de visitar el Delta del Río Colorado, donde podrás realizar avistamiento de aves, conocer sus humedales, así como el Pinacate y el Gran Desierto del Altar. Puedes ampliar tu experiencia de avistamiento al visitar el Pueblo Mágico de Álamos. En este sitio se han podido localizar hasta 264 especies, ya que ahí se localizan dos de las rutas migratorias más importantes del continente.

Entre la flora y fauna de Sonora

Aunque muchas personas relacionan a Sonora con la escasez, en realidad si flora es abundante y espectacular. En este Estado se encuentran identificadas 3476 especies, de las cuales 3230 son nativas. En temporada de lluvias incluso algunas especies de cactus florean con brillantes tonos azules, rojos, amarillos o blancos. Los árboles de las zonas boscosas son principalmente el palo blanco, palo fierro, el torote, palo verde y mezquite.

Gracias a todas las cualidades ecosistémicas de Sonora, su flora y fauna es igualmente especial, por ejemplo, pueden encontrarse los curiosos perritos de la pradera, coyotes, el Borrego cimarrón, correcaminos y algunos tipos de tortuga, como la marina y caguama, así como la serpiente de cascabel.

Cuidemos de Sonora y su riqueza natural

Una gran extensión territorial de Sonora cuenta con áreas de hábitat natural y afortunadamente muchas de ellas son parte de extensas reservas naturales y Áreas Naturales Protegidas. Sin embargo, el Estado no está exento de las alteraciones a la naturaleza que la han afectado de tal manera que muchas de sus especies y ecosistemas se encuentran en situación de peligro.

Como en muchos otros Estados del país, una de las principales afectaciones a la naturaleza de Sonora es el incremento de la población urbana y la urbanización, así como el desmonte de sus matorrales, agricultura a gran escala y sobre explotación de la madera de sus bosques para la producción de papel y carbón, por ejemplo.

En el sector turístico, las playas del Golfo de California han sido afectadas por la construcción de una carretera y un desarrollo costero, lo que ha significado la pérdida del hábitat.

Es por ello que como turistas responsables debemos asegurarnos de hacer lo que corresponde como visitantes para asegurar el mantenimiento de los espacios naturales que se visitan. Una manera de hacerlo es preferir realizar actividades ecoturísticas, turismo comunitario o turismo de voluntariado en lugar de aquellos tours que invaden y dañan a la flora y fauna local.

Cuando visites Sonora no olvides planificar tu estancia seleccionando hospedajes de bajo impacto ambiental, por ejemplo, y programa visitas donde puedas realizar las compras de tus souvenirs con artistas locales que no utilicen extractos de flora y fauna.

Disfruta de Sonora, sus múltiples paisajes, flora, fauna y recuerda cuidarlos durante tus actividades turísticas para que cuando regreses a visitar este Estado, te sigas sorprendiendo con su belleza natural.

 

Se han cerrado los comentarios