Especies en peligro no son alimento

Earthgonomic_EspeciesAnimales_blog31_08_20La población humana del planeta ha aumentado de 3700 millones a 7600 millones de personas desde 1970 de manera desigual en todos los países y regiones, lo que aumentó la demanda de carne de algunas especies, y su consumo las ha llevado a la extinción.

Los mamíferos, peces con aletas radiadas y peces cartilaginosos de más de 100 kilogramos y los anfibios, aves y reptiles con masas superiores a los 40 kilogramos, considerados “megafauna” dentro del estudio “Are we eating the world’s megafauna to extinction?”, se convirtieron en un manjar accesible y exquisito, gracias a que existe una gran facilidad para su caza, lo que llevó a una sobreexplotación e incluso la extinción de alguno de ellos.

El equipo de científicos de la Universidad Estatal de Oregon, autor de este estudio publicado en el Conservation Letters de la Society for Conservation Biology, ha analizado cómo es el consumo, que a veces llega a ser indiscriminado, y esto a derivado en la extinción del 2% de las especies de megafauna.

A raíz de esta problemática, en todo el mundo han surgido manifestaciones en contra del consumo de carne, por ejemplo, los activistas de People for the Ethical Treatment of Animals (PETA), una organización de derechos de los animales, han hecho protestas vestidos de tigres, cebras y jirafas para recalcar que comer carne contribuye a la extinción de especies animales.

Además la caza con otros fines también está detrás de este declive de la población de muchas especies, por ejemplo, la medicina tradicional china, que utiliza algunas de las partes del cuerpo de estos animales para tratar todo tipo de síntomas, por eso la ONU recomienda evitar productos medicinales derivados de rinocerontes, tigres y osos asiáticos.

La tendencia mundial es luchar por la conservación. México, por ejemplo, fue sede de la décima tercera Conference of Parties (COP) de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, de la cual emergió la Declaración de Cancún sobre Integración para la Conservación y Uso Sustentable de la Biodiversidad para el Bienestar.

Mientras que en 2016, durante la decima septima COP de la Convención Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), en Johannesburgo, también México presentó iniciativas para el comercio responsable y sostenible de cocodrilos, lagartijas arborícolas y pez ángel.y reportó a la CITES los decomisos, arrestos y avances en el combate a la pesca, transporte, comercio y consumo ilegal de pez totoaba.

Lo que se busca, no es volver vegetariana a toda la humanidad para evitar una extinción masiva, pero sí fomentar que ninguna persona compre productos derivados de especies amenazadas o en peligro de extinción y la primera tarea es evitar el apoyo al mercado de fauna ilegal y de algunas especies vegetales.

Se han cerrado los comentarios