La crisis climática modifica la línea costera de México

 

cartografía earthgonomic

La línea costera es el límite que existe entre el mar y la tierra firme, y es una zona de vital importancia para la sociedad ya que ahí se concentran muchos recursos naturales. México, al estar rodeado por los dos océanos más grandes: el Atlántico y el Pacífico, cuenta con una extensa zona costera, que se traduce a gran riqueza natural.

De esta manera, la costa siempre ha tenido relevancia, porque ahí se realizan actividades económicas como la pesca, la acuicultura, los puertos con todo el intercambio de mercancías que implica y el turismo con actividades como deportes, descanso, exploración, viajes, comidas y paseos.

Dado que la línea costera ha representado un parteaguas para el desarrollo de las actividades humanas, a lo largo de la historia, ha sido uno de los elementos principales en ser registrados por la cartografía.

Sin embargo, las costas se encuentran en constante transformación debido, en primer lugar, a la dinámica natural de la Tierra como las corrientes marinas, el viento y el oleaje y en segundo lugar, por la actividad humana que genera cambio climático y con ello el aumento del nivel medio del mar, las inundaciones y la erosión costera.

De ahí que el estudio y monitoreo de la línea de costa es muy importante para entender su dinámica a través de los cambios que ocurren en el nivel medio del mar que afectan directamente la posición de la línea, y a su vez, ayudar a la conservación y uso sustentable de los recursos naturales.

Actualmente, para conocer con alto detalle la línea de costa de México, la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio), recientemente, ha generado una nueva cartografía del país. Utilizó imágenes de satélite de alta resolución espacial, con las que estimó 15 069 km de costa, sin considerar a las islas, mientras que la extensión territorial de México resultó de 1 954 658 km2.

Con esta nueva cartografía se contrasta la información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), ya que sus datos reflejaban que la superficie nacional era de 1 964 375 km2, mientras que la línea de costa era de 14 339 km. Así, la CONABIO registra más línea de costa en total, pero menos territorio nacional. Las pérdidas y ganancias son regionales y diversas, debido a la dinámica del mar.

Esta nueva cartografía, que incluye a todos ecosistemas del país, forma parte del North American Land Cover Change Monitoring System (NALCMS) una iniciativa trinacional entre Canadá, Estados Unidos y México. El mapa completo se encuentra disponible en el Geoportal de la Conabio: http://www.conabio.gob.mx/informacion/gis/.

De acuerdo con la información publicada por Reporte Indigo, este nuevo mapa se elaboró con los datos satelitales Rapideye del año 2015, producto del sistema MAD-Mex (Monitoring Activity Data for the Mexican REDD+ program), originalmente con 31 clases de cobertura de suelo.

Con esta actualización de datos de la línea costera de México, aumenta la importancia de su monitoreo, ya que las costas son de gran relevancia para la población, en especial a la que habita en estas planicies, además que se vuelve una herramienta fundamental para la toma de decisiones sobre los recursos naturales costeros.

Se han cerrado los comentarios