Lombrices, aliado en manejo de residuos

lombricomposta

Si removemos un poco en la tierra seguro encontraremos unos pequeños animales de cuerpos anillados, húmedos, que se arrastran y entierran huyendo de la luz: las lombrices.

Estos anélidos (por su nombre etimológico) provocan repulsión la mayoría de las veces, a pesar del servicio tan importante que ofrecen para todos los que habitamos este planeta.

En Earthgonomic estamos interesados en difundir la importancia de las lombrices para los ecosistemas, por lo que se impartió el Taller de Lombricomposta, en el que los participantes conocieron los beneficios de estos huéspedes de jardines y macetas.

Las biólogas Jazmín Sánchez y Lissette Motte resaltaron que los anélidos participan en la reducción de malos olores y focos de infección, la basura de comercios y casas, así como generan abono amigable con el ambiente y de mejor absorción.

Se alimentan de residuos orgánicos, como los desechos de frutas y verduras en crudo, hojas, tallos, cáscaras, los cuales deben ser cortados en trozos pequeños para que la degradación sea más rápida, las biólogas señalaron que se debe evitar darles chile, cítricos, ajo y cebolla.

Los participantes construyeron su lombricompostero con elementos de fácil acceso, como: un huacal, plástico, tierra negra y desechos orgánicos; además utilizaron un puñado de lombrices llamadas Roja Californiana, elegida por su reproducción rápida, situación que acelera la degradación de los residuos orgánicos.

Las lombrices no sólo son generadores de abono (humus) que enriquece las tierras de labranza o cosecha, sino que tienen otros usos: en la pesca sirven como carnada, mientras que en el Instituto Politécnico Nacional (IPN) se utilizaron para obtener harina con la que elaboran galletas (lombretina) que tienen un alto contenido de proteínas.

De acuerdo con el Inventario de Residuos Sólidos 2017, de la Secretaría de Medio Ambiente (Sedema), en la Ciudad de México se generan 12 mil 998 toneladas diarias de residuos sólidos, de los cuales el 47.98 % proviene de fuentes domiciliarias, por lo que el conocimiento adquirido permitirá disminuir la cantidad de desechos orgánicos.

Se han cerrado los comentarios