Volcanes: Los gigantes de México

Volcan de Colima

En las cordilleras del país emergen colosales volcanes, que son el conducto al corazón ardiente de la Tierra. En México se han llegado a contabilizar más 200 volcanes, la mayoría de ellos ya se encuentran inactivos y no representan peligro.

EL Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED) define a los volcanes como montañas o cerros donde emergen materiales calientes (lava, ceniza, rocas, gases y vapores) que alcanzan grandes alturas.

“La lava de volcán puede alcanzar  temperaturas mayores a 1,000°C.”

Entre los gigantes de tierra más famosos del país, está el Volcán de Fuego de Colima, con una altura de 3,960 metros sobre el nivel del mar. Es el más activo de sus congéneres, incluso su cráter ha cambiado de distintas formas, en algunas ocasiones crece y en otras se derrumba, todo ello causado por su actividad constante.

Por otro lado, Paricutín, es el volcán más joven de la nación y se edifica en Uruapan, Michoacán. Mide 2,830 msnm y su fecha de nacimiento se registra el 20 de febrero de 1943, hace poco más de 70 años.

“El Paricutín nació a las 15:15 hrs. A la media noche medía 50 metros, y a la semana había alcanzado 80 metros de altura. Lo que ocasionó temblores que se sintieron en la Ciudad de México.”

Entre los volcanes veteranos, está San Andrés, con más de 2 millones de edad y favorito de muchos excursionistas que gustan observar de cerca su majestuosidad.

Inicia su presencia desde la Ciudad de Hidalgo para elevarse  por lo alto en el estado de Michoacán. Sus visitantes pueden hacer paradas en las aguas termales de El Currutaco y pasar un buen rato en  la Laguna Larga o Azul.

Citlaltépetl o “Cerro de la estrella” es el volcán más alto de México, mide 5, 727 msnm y se extiende entre los estados de Puebla y Veracruz. Tuvo como primer nombre en la época prehispánica Poyautécatl que significa “El que está donde la neblina adelgaza” sin duda, haciendo honor a su impresionante tamaño.

El favorito de curiosos alrededor del Mundo es el Popocatépetl, que se extienden por el Estado de México, Puebla y Morelos.

Su nombre significa “Monte que humea” y junto a su fiel compañera Iztaccíhuatl, “Mujer dormida”, forman una zona natural rica en biodiversidad, pues habitan conejos, zorrillos, ardillas, tuzas, zorra gris, gato montés, coyotes y venado de cola blanca y 29 especies de aves.

“El Popocatépetl es el segundo volcán más alto del país con 5,452 msnm.”

Su atractivo se debe a las leyendas que giran en torno a estas dos edificaciones naturales, la cual remite al infortunio de dos amantes.

La historia habla de la princesa Iztaccíhuatl que se enamoró del joven soldado Popocatépetl, quien partió a la guerra entre los tlaxcaltecas y aztecas. Al oír rumores sobre la muerte del guerrero, la joven perteneciente a la nobleza murió de tristeza. Y a su regreso Popocatépetl cargo el cuerpo de su amada hasta lo alto de las montañas donde prendió una antorcha para velar el sueño eterno de su amor.

Para quien se anime a escalar a estos dos enamorados, la mejor temporada es entre los meses de noviembre y marzo, pero deberá hacer un registro previó en las oficinas del Parque Nacional Iztaccíhuatl–Popocatépetl ubicadas en Amecameca.

Contacto: Plaza de la Constitución No.9, Casa de la Cultura. Amecameca, Estado de México. Tel.: 01 (597) 978 3829 y 978 3830.

Visitar alguno de los volcanes de México es una gran experiencias para los amantes de la naturaleza y la aventura, pero siempre hay que recordar seguir las indicaciones de los guías del lugar para prevenir cualquier contratiempo y al mismo tiempo conservar los ecosistemas que habitan en entre estos gigantes.

Se han cerrado los comentarios