México, gran consumidor de agua embotellada

embotellada

El 76 % de la población mexicana consume agua embotellada, debido a que no confían en la calidad con la que llega a través de la red de distribución a sus casas, por lo que en el país se gasta un total de 45 mil millones de pesos al año.

La práctica de comprar agua envasada en México se presentó como consecuencia de los sismos de 1985, cuando se rompieron algunos tubos de abastecimiento; no obstante, a nivel mundial se generalizó desde los 90 por la epidemia de cólera.

Pero cuando se consultan los reportes del monitoreo de la calidad del agua en sitios operados por la Comisión Nacional del Agua (Conagua), de 2018, se observa que el 50.8  % tienen calificación excelente y el 88.3 % no son tóxicas.

A pesar de ello, México se ubica como el tercer país a nivel global que consume más agua embotellada, con el 8.7 % del volumen total a nivel internacional, con 8.7 billones de galones anuales, de acuerdo con el último reporte (2017) de la International Bottled Water Association (IBWA).

El incremento promedio anual, durante la última década, en la compra de agua embotellada fue de 6.3 %; por ello los mexicanos siguen teniendo el mayor consumo por persona a nivel mundial con 254.3 litros al año.

El estudio Bottled water versus tap water: understanding consumers’ preferences precisa que algunos lugares a nivel mundial tienen servicios de alta calidad, pero las personas siguen optando por el agua embotellada, debido a la escasa confianza en su calidad y el sabor que tiene.

Dicha percepción se reafirmó en una encuesta del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) donde el 70 % de los mexicanos afirma que consumen agua embotellada, porque es más saludable; y en porcentajes menores es por tener mejor sabor, es la única forma de adquirirla o por imitación.

Envasada no es tan saludable

No obstante, un estudio reciente de la Orb Media y la Universidad Estatal de Nueva York constató  que el 90 % de 250 botellas analizadas de 11 marcas adquiridas en nueve países diferentes, entre ellos México, estaban contaminadas con plástico (polipropileno, nailon y PET) que se filtraron durante el proceso de envasado.

Ante este informe, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reiteró que los residuos plásticos en agua, alimentos o aire constituyen una amenaza para la salud humana, al introducirse en tejidos y sangre.

En el caso del agua que llega por la red de abastecimiento regular, los especialistas advierten que su contaminación se relaciona con la forma de almacenamiento; ya que el líquido permanece estancado por tiempo prolongado en cisternas o tinacos que no tienen mantenimiento ni limpieza.

Por ello, te recomendamos: cargar tu termo o cilindro para evitar tomar agua embotellada; en tu vivienda implementar medidas sanitarias adecuadas en los contenedores, así como hervirla antes de tomarla o instalar filtros o purificadores para eliminar impure

Se han cerrado los comentarios