Que cada vez nuestro impacto sea menor… Y premiado

Disminuir impacto

Cada vez son más marcas que conocemos en el mercado que apuestan por una rebanada del amplio pastel que representamos como consumidores, las cuales intentan de todo para llamar nuestra atención y permanecer en el top de nuestra mente.

Ya sea en la moda, la música, el arte, los autos, la tecnología y más, constantemente vemos la realización de eventos relacionados con algún fabricante, de igual modo como exposiciones, ferias y eventos patrocinados por un sinfín de compañías de cierto sector. Todo para mantener su recordación de marca.

Lanzamiento de nuevos productos, apertura de sucursales y de otro tipo se llevan a cabo en una gran variedad de lugares e instalaciones; que sin importar que sean simples actividades de volanteo en el semáforo, o un gran congreso de cinco días en un destino paradisiaco, en todos ellos se utilizan recursos  naturales y se genera una gran huella ambiental, siin dejar de contar con la contaminación que suscitan de manera previa, durante y posterior al llevarlos a cabo.

De ahí que estos encuentros representen la oportunidad para que, como empresarios, también colaboremos al reducir, en la medida de lo posible, con la generación de desechos, el uso de agua potable y el consumo de energía, entre muchos otros aspectos, en todas sus dinámicas de promoción. Así como lo exigimos a los candidatos políticos durante sus campañas electorales.

Apegándonos a una medición y real contribución por limitar y reducir los insumos naturales, nuestra empresa se puede ver beneficiada en imagen positiva, congruente y sustentada, al demostrar una amplia filosofía por el respeto al medio ambiente y sus actividades corporativas; además de promover en sus colaboradores el deseo por trabajar en equipo y contribuir en beneficio del planeta; al tiempo que se busca lograr la lealtad de los consumidores que reconocerán el aporte a la ecología.

Corporativos, las pequeñas y medianas empresas (PYME), productores y prestadores de servicios, así como inmuebles, hoteles, edificios en condominio, mercados, centros de exposiciones y convenciones, restaurantes, hospitales, escuelas, balnearios y piscinas pueden tomar cartas en el asunto y alcanzar objetivos que retribuyan el consumo y uso que hacemos de los recursos.

Estos esfuerzos podrán reconocer el óptimo manejo de los recursos naturales en la calidad de las instalaciones operativas, en la seguridad e higiene; a la par que pueden ser medidos y reconocidos mediante los más altos estándares internacionales de competitividad, calidad, seguridad, higiene y participación social.

Al llevar a cabo la correcta gestión de recursos naturales en nuestros eventos, incluso, pueden obtener certificaciones que nos posicionen como empresas ambientalmente responsables, donde aportemos beneficios a la comunidad y apoyemos el rescate del equilibrio medioambiental para que cada vez, nuestro impacto sea menos.

Además de reconocer la gestión ambiental, este tipo de certificaciones de responsabilidad para el equilibrio ambiental, proporcionan la información necesaria para fomentar la participación activa de los miembros de la organización, sus aliados, colaboradores, proveedores y participantes, e influir en la suma de todos los actores de cambio, y donde se pueden detectar algunos beneficios extra dentro de las mejoras que puede aportar la supervisión de emisiones y certificación como un evento amigable con el planeta.

Un ejemplo de ello es el liderazgo empresarial y fortalecimiento institucional, ya que al comprometerse con este tipo de acciones, su público reconocerá al organismo (público o privado) como uno que se preocupa y ocupa por llevar a cabo eventos con objetivos de baja emisión de contaminantes y disminución del consumo de recursos naturales.

Será igualmente importante el reconocimiento y legitimación ambiental. Al certificarse, el evento o dinámica a realizar se alzará como uno apegado a criterios cuantificables y cualificables en materia ecológica.

Fomentará la integración con colaboradores, socios y equipos de trabajo, así como la optimización y seguridad en procesos productivos con base en estándares internacionales. Un punto primordial será la participación en un proceso de educación ambiental con vista a alterar actitudes e implementación de buenas prácticas.

De esta manera, podemos observar que buscando las herramientas necesarias, apoyándose en organizaciones enfocadas en la conservación y preservación del medio ambiente así como el compromiso de toda la comunidad se puede obtener resultados donde estaremos regresando al planeta un poco de lo mucho que nos ofrece.

El llamado a la acción es que, tanto quienes organizan este tipo de actividades y eventos, y aquellos que participamos como visitantes tomemos consciencia de que, para la realización de estrategias de promoción de marca, también podemos ser corresponsables del uso, disminución y mitigación de impactos ambientales.

Se han cerrado los comentarios