La riqueza natural de un ponche de frutas

 

ponche

La época de frío nos invita a beber alguna infusión caliente, por ello, el ponche de frutas navideño es tan popular en esta época. Su degustación es una excelente oportunidad para convivir con amigos y familiares, especialmente para disfrutar de las ricas frutas de temporada que son parte de la biodiversidad mexicana.

A continuación te compartimos algunos datos sobre la riqueza natural que existe entre los ingredientes de un ponche de fruta tradicional:

Caña:  se cultiva principalmente para obtener azúcar, sin embargo, también se puede fabricar papel, bebidas alcohólicas e incluso biocombustibles con esta planta.

Tejocotes: es una fruta nativa de México. Su nombre proviene del náhuatl Texócotl que significa “fruta dura como piedra” y  se caracteriza por su peculiar forma de pequeña manzana.

Guayaba: en América hay aproximadamente 140 especies de guayabas, incluso se han encontrado evidencias de este fruto con 800 años de antigüedad en Perú. Es, además, una gran fuente de vitamina C.

Flor de Jamaica: también es conocida como “rosa de Abisinia” y es una planta que crece en climas templados. Sus propiedades nutricionales son benéficas para el control de peso, bajar los niveles de colesterol y funcionar como relajante.

Canela: suele estar presente en gran parte de la gastronomía mexicana, sobre todo de postres y bebidas dulces. Proviene del árbol Cinnamomum zeylanicum que llega a medir hasta 15 metros de altura. Posee propiedades relajantes y es un regulador del azúcar en el cuerpo.

El ponche de frutas también se acompaña de otros ingredientes como las ciruelas pasas, manzanas y tamarindo. Te invitamos saborear en estas festividades decembrinas la riqueza natural que puedes encontrar en México. Recuerda que cuidar de nuestra naturaleza es cuidar de nuestras tradiciones y cultura.

Se han cerrado los comentarios