Entre nopales y tunas: el xoconostle

 

xoconostle

Dice el dicho que no hay nada más mexicano que el nopal, esto puede referirse a que el país es cuna de este increíble alimento. Pero las cactáceas (género de plantas a las que pertenecen los cactus y nopales) ofrecen más frutos con grandes poderes nutritivos como el xoconostle.

“Tuna acida” es el significado de la palabra náhuatl xoconostle, y crece en ecosistemas áridos con muy poca agua. A diferencia de las tunas comunes el xoconostle se caracteriza por su cáscara comestible de hasta un centímetro de grosor.

Existen más de 15 variedades de este fruto, el verde se llama cuaresmeño, el rojizo es conocido como rosa de castilla y al xoconostle rojo se le llama sangre de toro.

Es famoso por su diferentes usos medicinales y nutritivos, contiene alto contenido en fibra y vitaminas A, C y K; calcio, magnesio, potasio, hierro y cobre.

Recientemente la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (UASLP) inició investigaciones sobre este derivado del nopal para conocer su impacto en la diabetes tipo 2. El proyecto aún sigue en curso donde se analiza su efecto hipoglucemiante.

Su consumo puede realizarse como condimento de muchos platillos o en licuados y jugos, así como encontrar jaleas, mermeladas, pays, galletas, licores y dulces donde el ingrediente principal es esta tuna acida.

México es un país mega diverso, y se refleja perfectamente en la variedad de alimentos que podemos disfrutar y sobretodo beneficiarnos de sus nutrientes para mantener un cuerpo saludable, motivos más para cuidar de nuestro Planeta.

Se han cerrado los comentarios