builderall

Cada da es ms comn encontrarse con noticias, campaas, reportajes y fotografas que hablen sobre la crisis ambiental en los diferentes medios de comunicacin. Desde la proteccin de animales hasta el uso eficiente de la energa y combustibles, son los temas que abordan tanto la televisin como las redes sociales; lo que me ha llevado a cuestionarme cuntos de estos mensajes tienen un efecto positivo en las personas?


La comunicacin es clave para la creacin de una cultura ambiental; de eso no cabe la menor duda; sin embargo, muchos de los contenidos que abundan son meramente paja, alarmistas, catastrficos, y peor an, falsos y sin un sustento que los respalden. Pareciera que la era de informacin que actualmente nos ofrecen los avances tecnolgicos nos ha orillado a una vorgine de datos que dificultan encontrar informacin propositiva y de calidad.


Para solucionar la situacin ambiental y alcanzar el desarrollo sustentable, se  requiere de un trabajo multidisciplinario, que abarque economa, educacin,  polticas pblicas, desarrollo cientfico y tecnolgico.  La participacin de los medios y especialistas en comunicacin es esencial para fomentar en la poblacin nuevos valores, hbitos y actitudes a favor de una conciencia ecolgica.


Se necesita de una redefinicin de la relacin del hombre con los recursos naturales, cambiar la visin de estos ltimos como dadores inagotables, y buscar soluciones. Para ello se requiere de una poblacin sensible e informada sobre el tema, consciente de la problemtica, y al mismo tiempo participativa. 


Esto es un proceso a largo plazo. No se pueden esperar resultados inmediatos a travs de campaas temporales, ya que se tiene que trabajar desde el concepto humano-naturaleza, motivar y modificar prcticas y creencias arraigadas. 


En este sentido, la comunicacin contribuir a la promocin de la cultura ambiental a travs de estrategias creativas que sirvan para informar, concientizar y, a su vez, contagiar de una actitud que busca ser parte de la solucin. Pero en muchas ocasiones al encender la televisin, la radio o al pasar un rato en redes sociales, nos encontramos con un gran nmero de mensajes que en lugar de invitarnos a participar, slo generan angustia, pesimismo e incluso molestia.


Son muchos los mensajes de campaas pro ambientales que inician con el terrible NO: ?No tires?, ?No desperdicies?, ?No gastes"; o bien, manejan un tono imperativo que slo consiguen apata y rechazo. A nadie le gusta ser regaado o cuestionado por sus hbitos o costumbres, hacer sentir culpables a las personas por su estilo de vida tiene efectos limitados en favor del medio ambiente.


Otra tendencia en los contenidos ambientales es la innecesaria alarma, que en afn de ?sensibilizar? apelan al miedo para atraer la atencin. Esta herramienta puede ser contraproducente, ya que adems de ser poco alentadora puede provocar en la audiencia desesperanza y por consecuencia apata y pesimismo ante el tema.


No es de extraarse que en los ltimos aos hayan surgido trminos como ecofobia, trmino para referirse al miedo o rechazo a temas como la deforestacin, el cambio climtico y la escasez de agua. Esto es consecuencia de una mal interpretacin de la educacin ambiental que en lugar de obtener resultados positivos se gana todo lo contrario.


La misin de la educacin ambiental es convertirse en un proceso que proporcione conocimientos, reconociendo conceptos bsicos sobre el medio ambiente y la relacin del ser humano con el mismo y su vez implementar nuevas habilidades para solucionar problemas y contribuir a una mejor actitud ante la crisis. Los comunicadores deben ser partcipes de esto y  ayudar a conseguir dichas.


Resulta penoso encontrarse con medios de comunicacin que caen en el amarillismo. Es comn toparse con notas que llegan a ocupar espacios importantes y poco despus pasan a planos menos focalizados, restando continuidad. 


El sensacionalismo puede presentar noticias ms graves que otras. De ah que la lamentable muerte de un delfn adquiere ms relevancia que los problemas de sobreexplotacin de suelos y mantos acuferos.

Ante todo este contexto, sigo creyendo firmemente que la mejor herramienta para comunicar el cuidado del Planeta es el discurso propositivo, aquel que logre inspirar a la sociedad a buscar soluciones y a participar. Motivar es el trabajo ms complicado de la comunicacin, pero es ah donde radica el verdadero reto.


Ms all de hablar de lo que se pierde con los problemas ambientales y prcticas poco amigables, se obtienen mejores resultados si se habla de lo que se gana, por ejemplo, en lugar de enunciar lo contaminante que es el descuido de la energa elctrica, es mejor resaltar el ahorro econmico que puede traer consigo el cuidar la electricidad en casa.


La comunicacin juega un papel primordial en la concepcin de una cultura ambiental, ello a travs de la concientizacin, la sensibilizacin, la persuasin y la motivacin. El trabajo de los especialistas en comunicacin tiene que ser estratgico, procurando ser aliados incondicionales de la educacin, porque es a travs de estas herramientas que se lograr cultivar una sociedad que crea en el desarrollo sustentable.